tipos platos de ducha

Tipos de platos de ducha: ¿Sabes cuáles son?

Existe bastante variedad de materiales que se pueden utilizar para la fabricación de los platos de ducha. Dependiendo del material a usar se va a adaptar mas a unas u otras necesidades y gustos de cada usuario.

Cada material va a ser elegido dependiendo del estilo del cuarto de baño y del presupuesto de que se disponga en el momento de realizar la obra. Pero un factor que nunca debemos pasar por alto es la seguridad que va a ofrecernos el plato. No todos los materiales tienen la misma adherencia y tacto con la piel. Nadie quiere caer al suelo por resbalarse en la ducha y las probabilidades de que pase se disparan con un material de tipo deslizante. En caso de que suframos una caída y nos hagamos daño, vamos a acordarnos de esos euros que nos hemos ahorrado a la hora de comprar el plato.

Los Principales tipos de platos de ducha son:

– Cerámica:  Se encuentran en la mayoría de los hogares. Estos platos de ducha suelen tener una altura mínima de 6 cm., además son muy resistentes a los arañazos y suelen resultar económicos. Por el contrario, suelen resultar fríos y la vez resbaladizos. Sin duda es su principal inconveniente, comprometen un poco el aspecto de la seguridad.

– Acrílicos o de Fibra de Vidrio: Estos platos de ducha suelen tener precios muy asequibles, pesos manejables, poca altura y gran cantidad de modelos y dimensiones. Tienen una buena resistencia frente a los impactos. Su tacto es agradable y su superficie menos resbaladiza que el caso del plato de cerámica. Su gran problema es que tienden a deformarse con el paso del tiempo y se rayan con facilidad.

– Resinas :  Este podría ser el plato de ducha ideal, ya que combina la dureza y el peso de los de cerámica con la versatilidad, tacto y superficie poco resbaladiza de los acrílicos. Son más delgados e incluso algunos pueden colocarse a ras del suelo. El problema es que tanto el material como su posterior colocación son muy caros en relación con sus competidores. Toca valorar el presupuesto y antes de hacerlo, piensa que te duchas todos los días.

– Piedra natural o compuesta :  En estos platos de ducha, además del material, el éxito de su instalación va a depender de la persona que realice la obra, ya que hay que prestar especial atención a la impermeabilización para evitar filtraciones que a la larga pueden salirnos muy caras.

En la actualidad, cada día nacen nuevas novedades en tipos de materiales, cada fabricante busca la innovación (I+D) en materiales para satisfacer las necesidades de los clientes más exigentes, dotando a estos productos las cualidades más extremas en calidad y confort.